PAG.  PRINCIPAL
LA CORDADA
ESTADO y CONDICIONES de NIEVE y HIELO Actualizado
RUTAS
     ALPINISMO
     SENDERISMO
      ESCALADA
LITERATURA DE MONTAÑA 
MONTAÑA Y NATURALEZA 
ENLACES
CONTACTO



© PabloFR_                                  














 


         Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes)

 Sur directa de los Martínez (D.inf.)

 


        Poco o nada queda por decir de esta vía de escalada a la cumbre por excelencia del alpinismo en España. Su accesibilidad provoca que un número elevadísimo de cordadas pulan su roca año tras año, sobre todo en los meses de verano. La dificultad no es tanto técnica sino, más bien, “organizativa” teniendo en cuenta que no sólo has de estar pendiente de tu cordada, también de las muchas que van por delante y detrás de ti. La velocidad de ascenso se ve condicionada en todo momento, y prácticamente has de esperar a que tu predecesor suelte una presa o saque un fisurero para que puedas avanzar en el siguiente paso. Esto es lo normal, así que la mejor opción es acudir al Naranjo cuando no exista tanta masificación para disfrutar aun más de la escalada. Y es que aun con todos estos inconvenientes, el contacto con la excelente roca muy abrasiva y de calidad, y el ambiente alpino, te recuerdan en todo momento donde te encuentras, en total dependencia de tu asegurador y tus propios medios alcanzando una cumbre que no puede faltar en todo escalador.


        El primer largo es muy corto y sin estar condicionados por otras cordadas, bien podríamos enlazarlo con el segundo, muy bonito y con presas de excelente calidad que nos harán menos fatigosos los 50 primeros metros de escalada..


        En el segundo, se puede optar por ir junto a una fisura muy marcada o directamente sobre ella, pero en todo momento bien protegidos, llegamos a lo alto de un espolón donde dará comienzo el cuarto largo, en una reunión menos cómoda que la anterior pero suficientemente grande incluso para sentarse.


La fabulosa cara Oeste

        El cuarto largo es el mas aéreo, bastante mantenido y con unos “tubos de órgano” donde encajar los pies para progresar de forma algo dolorosa pero muy segura. Es también bastante largo pero una vez superado sólo que da el último, donde algunos ya se desatan, aunque no cuesta nada poner un seguro, mas que nada porque aquí hay mas posibilidad de caída de piedras de todo el anfiteatro. En la quinta reunión ya hay que desatarse porque sino arrastraremos y tiraremos muchas piedras, y comenzaremos la caminata-trepada que nos lleva al punto culminante.


        Siendo como es un lugar muy concurrido, cabe recordar a todo el que vaya, que sepa muy bien donde se dirige. Si no quieres gente, lentitud y depender del ritmo de otros, vete en diciembre o directamente vete a otro sitio, pero lo que no puede ocurrir, son situaciones de estrés y peligro provocadas por gente con prisa que recrimina a otras cordadas o sencillamente pasa por encima de ellas sin respetar a los que se supone son su compañeros de aventura. Nuestra ascensión fue muchísimo más lenta que lo que nos hubiera gustado debido a una cordada anterior, pero sabíamos a lo que íbamos y disfrutamos igualmente o  más, de las vistas, de las impresiones de otras cordadas… Pero hay gente, que pretende ser el primero sin madrugar, enseñar a otros como deben escalar, incluso insultar si es necesario al que está asegurando a su compañero, sin manteber una mínima conducta de seguridad y respeto. En fin, gente de este tipo te la encuentras en todos los sitios, pero mejor quedarse con el compañerismo de la mayoría, las risas y la satisfacción de la escalada clásica de esta gran mole calcárea.

 

                                                           



Cara sur













Segunda reunión.














Praderas de Picos, junto al parking.

Cojiendo fuerzas en el refugio.  Mariano, Pablo, Angel y Julian. Foto: Rodro

Obligatoria foto de cunbre.










Parte superior en el anfiteatro una vez dejada atras la última reunión
























© PabloFR_






TrigazaSur.com