PAG.  PRINCIPAL
LA CORDADA
ESTADO y CONDICIONES de NIEVE y HIELO Actualizado!!
RUTAS
     ALPINISMO
     SENDERISMO
      ESCALADA
LITERATURA DE MONTAÑA 
MONTAÑA Y NATURALEZA 
ENLACES
CONTACTO



                                    

                                                           
















Cuerdas fijas, maromas "congeladas" para salvar los 15-20 metros de esta placa y otra trepada que comienza en el fondo de la chimenea. Foto: PabloFR
Roca Negra en primer plano y Breithorn al fondo
Pico Castor al amanecer, camino del Breithorn



Alpes Peninos:
Breithorn (4.159)  y Pollux (4.092m):

 


        El último viaje a Alpes, se perfilo esta vez en la vertiente italiana, en los denominados Alpes Peninos, al Nor-Este del valle de Aosta, que surgen de frontera natural con la vecina Suiza. Nos decantamos por cumbres sencillas pero muy apetecibles, desde esta vertiente que se encuentra menos saturada de gente que los valles suizos y franceses. Quizás también haga peor climatología, y quizás por la recurrente crisis, encontramos poquita gente (exceptuando la subida del Breithorn, que como sabréis tiene un cómodo y saturado acceso por teleférico desde Klein Matherhorn (Suiza).

 


        Decidimos aventurarnos por el valle de Ayas (Champoluc, Ayas, St. Jaques) no tan concurrido como los paralelos y vecinos valles de Gressoney o Breuil-Cervinia. En este valle ascendimos hasta 2300 m aprox. con ayuda de un taxi4x4 para poder subir la misma tarde que llegamos hasta el que iba a ser nuestro campo base, el refugio Guide d’Ayas. Así nos ahorramos unos 700 m de desnivel y aun así, son cerca de 1100 m  los que remontamos por las morrenas glaciares del valle hasta la atalaya donde se levanta este refugio privado en el que tuvimos un excelente trato, gracias al buen rollo que había entre los guardas y al tridente formado por españoles-cerveza-italianos que siempre obtiene buenos resultados de amistad. El refugio prácticamente vacío los 3 días, buena comida, muy buen trato y muy acogedor, a 3480 m de altitud.

 
Impresionante balcón desde el que se asoma el Refu "Guide d'Ayas" frente al glaciar d'Ayas. Foto: PabloFR
Virgen¿? en la antecima del Pollux, justo encima de las cuerdas fijas. Foto: PabloFR


        La subida cómoda (se cruza la lengua terminal del glaciar bajo el refugio) en 3 horas con 15 kilos de peso, no esta mal. Desde allí el acceso al Pólux y al Castor es directo, remontando la rampa que da acceso al enorme plató glaciar y por el que llaneas a 3700 m aproximadamente para dirigirte a otros 4miles, la Roca Negra o el Breithorn, el más lejano, al que nos dirigimos y que se nos hizo muy largo, al subir directamente a la mañana siguiente. Aunque es poca altura relativamente, la ruta es muy larga por el glaciar y con el sube y baja continuo, son 975 m de desnivel acumulado desde el refu, que sumados a los del día anterior, nos hizo meternos 2000 m en menos de 24 horas y sin aclimatación. Pasar de los 300 m de altitud en puntos de Francia el día anterior, a los 4156 de cumbre, nos paso factura, y la jornada se alargo 8 hora y media hasta regresar buscando la cama para echar una buena siesta y alivio a las nauseas y al leve dolor de cabeza. La pena fue la niebla en la cumbre, que nos cerraba la increíble vista que tiene que haber de todo el Monte Rosa y el Cervino; apenas vimos Zermatt en el fondo del valle. Tras el gentío de la zona de cumbre, volvimos a recuperar la soledad y algo de visibilidad de vuelta por el glaciar.

 


            Pero ya la segunda jornada, ascender al Pólux fue mucho más fácil, una vez aclimatados. El pico se encuentra directamente al norte sobre el refugio, y el acceso es muy directo, aunque la altura no nos deje correr. El día se estropea antes de lo previsto y en la trepada bajo las cuerdas, ya a las 9 nos cubre la niebla por completo y nieva en ocasiones. 

        Las maromas están bastante congeladas y utilizamos nuestra cuerda para asegurar el paso tras dejar rapelar a 2 franceses. La zona es fácil, pero con hielo, nevando y sin ver nada, nos lo pensamos un buen rato, el justo para quedarnos helados (2º C de temperatura marcó el reloj). Nada mejor que moverse, escalar un poco y llegar a la cresta para entrar en calor. Una pena que en cumbre no viéramos nada, auque en el amanecer tuvimos muy buenas postales con el Castor como telón de fondo.


        Al bajar la nevada y la niebla nos impiden tentar el Castor, que bien nos hubiera apetecido subir, pero nos damos con un canto en los dientes, haber hecho dos 4miles con este tiempo inestable. El plan de llegar a Quintito Sella y probar por el otro valle el propio Castor o el Liskamm se desvanece con los pronósticos de la meteo que vemos en el refugio (sin cobertura de móvil pero con Internet wifi gratuito).

 


        Así que tras 3 noches de refugio, 2 cumbres y unas birras con los italianos, nos bajamos a turistear un par de días a Cervinia y al valle de Cogne, muy bonito por cierto, a los pies del Gran Paradiso.





 


Atardecer en el Cervino desde Breuil-Cervinia . Foto: PabloFR

               






































        Aunque no somos famosos ni lo pretendemos, el periódico “Crónica de las Merindades”,  nos dedico una pequeña foto y comentario en su edición de septiembre de 2011, gracias a la mediación de los hermanos Fernández, que para algo son de Villarcayo.












TrigazaSur.com