PAG.  PRINCIPAL
LA CORDADA
ESTADO y CONDICIONES de NIEVE y HIELO Actualizado!!
RUTAS
     ALPINISMO
     SENDERISMO
      ESCALADA
LITERATURA DE MONTAÑA 
MONTAÑA Y NATURALEZA 
ENLACES
CONTACTO



© PabloFR_                                    

                                                           




















Corredor Sur del Curavacas. parte central e inferior. Foto: Rodro

Parte inferior y media del Corredor Norte del Espigüete. Foto:PabloFR

        A lo largo de los últimos años hemos subido las principales cumbres de la Montaña Palentina, Curavacas y Espigüete sobre todo, y en condiciones invernales casi siempre (una docena de veces mínimo entre ambas cumbres y bastantes más si sumamos a la lista Peña Prieta, Tres Provincias, Cuartas, Murcia….), por los corredores más frecuentes (Sur, Y griega, Diagonal o Callejo Grande al Curavacas, y corredor Norte, Nor-Este, Cresta Este y Oeste al Espigüete).

        Teniendo en cuenta los últimos y crecientes accidentes ocurridos en estas cumbres, y desde la más modesta de las opiniones, vamos a destripar un poco las condiciones que suelen darse en estas montañas y los peligros objetivos que suelen aparecer.

        Los peligros subjetivos son todos los que queráis, alineación de planetas incluida, pero los peligros objetivos están ahí y tenemos que hacer todo lo posible por minimizarlos, esta en nuestra mano. Pueden influir nuestro estado de ánimo, estado físico, material apropiado, saber utilizarlo, condiciones de la meteo, de la nieve, experiencia….  Vamos a hablar de alguno de ellos.

Caída de piedras:

        Es más normal en la sur del Curavacas, evidentemente por el Sol, cuando calienta, y en la norte del Espigüete no es muy común (al menos por la experiencia propia), a no ser que suba bastante la temperatura o ya estemos en primavera tardía. Lo que si que cae más a menudo es hielo que se desprende de la pared, a veces grandes fragmentos..

        Para dar una solución, al menos, evitar daños graves, USAR EL CASCO SIEMPRE en alpinismo invernal es un buen remedio. Personalmente tengo que reconocer que no siempre lo hemos usado (como en la última visita que hicimos al corredor Norte del Espigüete), algo que debe cambiar por completo. No sólo nos protegerá de las piedras, sino que además puede salvarnos la vida si sufrimos una fuerte caída y nos golpeamos con cualquier piedra.

        En el Monte Perdido en una mínima pendiente –antes del lago helado- vimos un accidente cuando un chico se tropezó con los crampones, resbaló unos 40 metros y fue a dar justo contra la piedra más grande, abriéndose el codo. (Ver foto a continuación). Sin casco –que no llevaba-, si hubiera dado con la cabeza el resultado hubiera sido mucho peor. Así que imaginaros en las pendientes de cualquier corredor de la montaña palentina, o en otros, el casco puede salvarnos. 

 











Mínima pendiente y rocas donde fue a parar un montañero que resbaló y resultó herido, bajo el lago helado del Monte Perdido. Foto: Mariano Yenes















Inversiones térmicas:

        Es muy común en la montaña palentina. Cuando se dan las inversiones térmicas (aparecen con fuertes anticiclones en invierno o  principios de primavera, donde de forma anormal, la temperatura es mas baja en los valles que en altura), en las zonas altas de los corredores, -incluso en su totalidad- aparecen temperaturas positivas que funden la nieve, la hacen pastosa, la convierte en nieve primavera muy pesada y además,  cuando la cantidad es importante, las condiciones son peligrosas por aumentar las probabilidades de que se produzcan avalanchas de nieve húmeda muy pesada.

        Aun madrugando mucho, y con fortísimas heladas en el valle, puede que ni siquiera haya helado en toda la pared esa noche. Ya he comentado en la ruta del Curavacas, que en una ocasión, encontramos casi 30 grados de diferencia térmica en apenas unas horas, desde los -12º C en Vidrieros a los 18 que alcanzamos a las 10 de la mañana, incluso en esas condiciones a las 6 o 7 de la mañana, no se dan heladas en la pared. Esto transforma las pendientes en zonas de nieve relativamente inestables y se da sobre todo en las caras Sur. El avance puede ser muy penoso y duro.

 


Condiciones del hielo en caras Norte:

        Creo que uno de los principales motivos de accidentes en la Montaña palentina es el brusco cambio de condiciones de la nieve y el hielo de unas zonas a otras. No hay que olvidar que esto no son los Alpes, es decir, no existen condiciones generales en tiempo y espacio (temporada de esquí, temporada de corredores, temporada de roca….) y aquí cada 5 metros las condiciones cambian según la insolación, las temperaturas, el viento… y así puedes encontrar condiciones muy buenas para un corredor en noviembre o en abril, o nieve primavera en diciembre porque las temperaturas hayan subido bruscamente.

        Ante esto, lo principal y más difícil es saber decidir cuando las condiciones no son óptimas en los corredores, dar media vuelta y dedicarnos a otras cosas. Es buena idea la de llevar raquetas y material duro, y según veamos, decidir si lo mejor es darse un paseo por la nieve y dejar la escalada para otro día o seguir con lo previsto.

        Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que las caras Norte de Curavacas (ultimo tramo muy expuesto que hay que hacer prácticamente siempre para llegar a cumbre desde todas las vertientes por las que subamos) y la del Espigüete, Tres Provincias, Murcia…. son zonas muy venteadas y que normalmente sufren temperaturas bajísimas sin apenas rayos de luz. Esto condiciona, una vez transformada, una nieve muy dura que se convierte en hielo vítreo, durísimo, en el que apenas muerden los crampones (no hay más que ver la escasa huella que dejamos en muchas ocasiones) y este puede ser uno de los riesgos, un resbalón en estas zonas es prácticamente imposible de parar sin cuerda.

 


Ver videos en el Facebook de TrigazaSur.com:     http://www.facebook.com/pages/TrigazaSurcom/126630970781871 

                Resalte en el corredor Sur del Curavacas (Video 1).  (Se abrirá en una nueva ventana)



        Pensar que hemos acabado la ruta cuando salimos de los corredores es un error. En el Curavacas concretamente, donde más accidentes se producen es en la travesía que da acceso a la cumbre (a ambos lados de la cima y casi siempre con un  hielo como el vidrio) la cual cuelga sobre un vacío de cientos de metros. En el Espigüete o Peña Prieta o Tres Provincias, los accesos y las crestas también tiene sus particularidades, a tener en cuenta una vez hayamos salido de la vía de ascenso hacia el punto culminante. En la foto superior izquierda , la travesía en diagonal que nos lleva a la cumbre del Espigüete, es el punto más peligroso del Corredor Norte, ya que resbalar por la pendiente nos haría caer al vacío por la zona más vertical de la pared (zona más rocosa por debajo de la vía, en la foto de la derecha).

 
        Por supuesto la experiencia y la técnica empleada influyen mucho, al igual que no subestimar un itinerario relativamente asequible o que ya hayamos realizado en pasadas ocasiones. Por supuesto que los accidentes pueden ocurrirnos a cualquiera, mas o menos expertos, y no pretendo dar lecciones (ya también he tenido accidentes) pero es verdad que en ocasiones hemos observado malas técnicas empleadas, falta de preparación técnica y sobre todo mucha inseguridad  para meterse en alguna que otra vía más comprometida, donde lo principal es tener las cosas claras y ser firmes en la escalada.

        No hay mejor experiencia que trillarse con crampones muchas cumbres sencillas para ir progresivamente aumentando la dificultad -y paralelamente la seguridad- hasta que llega el dilema de la cuerda.


Accidentes en la

Montaña Palentina.



Artículo sobre las
 

condiciones invernales,

peligros más habituales
 

y experiencias vividas
 

en Fuentes Carrionas.


por PabloFR










Cuerda Si, Cuerda No:

        Cuando el nivel de escalada va aumentando llega un momento en el que te encuentras en una situación “delicada” en la que dices: “va a ver que echarse una cuerda”.  Suponiendo que ya sabemos escalar y manejar todo el “instrumental”, se plantea la duda de encordarse o no en este tipo de corredores de nieve.

        La primera vez que subimos el corredor Sur del Curavacas, lo hicimos con tiempo y con calma, encordados, haciendo, creo, que 3 largos en la zona más alta del corredor. (Ver fotos verticales) No estaba en perfectas condiciones y teníamos que acostumbrarnos a manejar la cuerda y los seguros en nieve y hielo. Nos adelantó una pareja sin encordar, pero seguimos a lo nuestro, aprendiendo. Ellos subieron sin problemas y nosotros también. En cambio la última ocasión con condiciones perfectas de nieve muy dura, muy transformada y estable, hicimos todo el corredor sin encordar, incluso con el resalte bastante helado, y también llegamos arriba sin problemas (Ver foto central). Entre las dos escaladas había mucha diferencia: mejores condiciones, material más apropiado –piolets modulares…-, más experiencia… y esto no quita que mañana toque volver a subir encordados, la decisión es difícil y depende de las condiciones. No se trata únicamente de atreverse o no, a subir sin cuerda.

 


        En la mayoría de corredores más sencillos de la montaña palentina, no solemos utilizar cuerda, pero esta puede ser necesaria en ocasiones. En mi opinión, si no se hacen largos, en un corredor de unos 50º es mejor ir desencordado porque la caída de un miembro es probables que arrastre al resto, (es muy difícil aguantar un cuerpo acelerándose por la pendiente cuando tu estas sólo con las puntas de los crampones en la nieve) (Ver foto superior central). 

        Y si las condiciones son difíciles (hielo muy duro por ejemplo) se hace necesario los tornillos y a largos de cuerda, aunque esto suponga tardar el doble, lo solución es muy sencilla, madrugar. Este es el remedio a muchos problemas. Hay que evitar la tendencia cada vez mayor, de ir y volver corriendo de la montaña.

        Muchas veces no queremos madrugar porque estamos cansados del trabajo, (si es que alguien tiene trabajo aún) y luego queremos volver pronto (que para eso es fin de semana y hay que ir a tomar algo después), y puede ser que rechacemos el uso de cuerda por motivos de “tiempo”. Si madrugamos, y es necesario sacar la cuerda, tendremos tiempo de sobra, la actividad resultará más completa y técnica. Aunque nos adelanten otros y volvamos tarde a casa, lo haremos de una pieza.

 


Travesía Superior hacia la cumbre y ultima parte del Corredor Norte del Espigüete. Foto Rodr

Avalanchas:

        En relación a los dos puntos anteriores de inversiones térmicas y condiciones del hielo, aparecen en la montaña Palentina varias posibilidades de avalanchas. En un invierno como este, la probabilidad de avalancha es mínima y es que apenas ha caído nieve, pero esto no es lo habitual. Por lo tanto evidentemente, la cantidad de nieve es el principal hándicap para que se produzcan, pero no penséis que es necesario 4 metros de espesor. Con relativamente poca nieve, 50 cm y con nieve primavera, como comentábamos, se han producido varias avalanchas en la cara sur del Curavacas. Estas avalanchas son pequeñas pero muy pesadas, pero ya se ha producido algún accidente en los pasados años.

 

        En la cara Norte del Espigüete se han producido aludes de placas con fatales consecuencias. Estas placas de nieve prensada, se forman por la compactación de nieve arrastrada por el viento. En el corredor Nor-Este, en las zonas baja con poca pendiente, se forman placas de nieve que ceden bajo nuestros pasos, como pudimos comprobar en una ocasión, hundiéndose superficies relativamente grandes al mismo tiempo, ya que a veces quedan flotando sobre capas de nieve vieja, o quedan huecas en zonas cóncavas de la montaña.


        Si esto se da en las pendientes superiores, hablamos más de hielo que de nieve, y se desprenden placas enteras muy peligrosas. Ir “leyendo” la superficie donde pisamos en cada zona es fundamental, ver la respuesta de la nieve, comprobar las capas existentes, escuchar cada paso…fácil de decir pero difícil de interpretar. Además en esta ocasión donde vimos placas en la zona baja, y algunos nos dimos la vuelta, otros subieron y la zona alta estaba más limpia de nieve, y presentaba unas condiciones de hielo óptimas para progresar, es decir, que como antes comentábamos, las condiciones cambian en pequeñas distancias en estas montañas.

 




Via del Corredor Norte en el Pico Espigüete. Foto: PabloFR











Mismo resalte que en la foto de la derecha, con menos nieve y más pastosa. Foto:PabloFR

Resalte y salida del Corredor Sur del Curavacas en perfectas condiciones. Foto: PabloFR

Bajar por la “Normal”:

        No hay que menospreciar cualquier itinerario en estos picos. Si estuvieran en Pirineos o Picos de Europa, estas vías serían mucho menos frecuentadas, y el hecho de ver relativamente a bastante gente, y el hecho de tenerlas ahí, junto al parking donde dejamos el coche, nos hace bajar la guardia en las vías más fáciles durante la bajada. Es un lujo tener 1000 metros de desnivel  en nieve, y empezar a subir desde el coche sin grandes aproximaciones, pero eso no nos puede hacer menospreciar estas hermosas y traicioneras cumbres.

 



               




















Con cuerda y menos nieve en el resalte, tuvimos que pasar por la izquierda sobre roca. Fot:PabloFR



























Avalancha en la parte central del corredor Norte del Espigüete. Foto PabloFR





























.por PabloFR.












TrigazaSur.com